“Trading algorítmico”: cómo funcionan

Ultimamente se dice que lo que realmente mueven los hilos de la bolsa no son la política ni la incertidumbre: son los algoritmos.

Muchas operaciones bursátiles están a cargo de computadoras. “El verdadero trading (inversiones de corto plazo) se hace automáticamente por robots”, explica Pádraig Belton, reportero tecnológico para asuntos económicos de la BBC.

Existe un sistema tecnológico que se conoce como algorithmic trading (trading algorítmico, en español) y que funciona como una especie de mano invisible.

Se trata de métodos que resuelven problemas matemáticos, enviando órdenes de compra y venta de acciones en base a parámetros establecidos.

Los especialistas introducen una serie de reglas en la computadora para que los algoritmos analicen de manera instantánea cuándo es el mejor momento para comprar o vender.

Bolsa de Nueva York, 2010Derechos de autor de la imagenTIMOTHY A. CLARY/GETTY IMAGES
Image captionEl hombre maneja a la máquina… ¿o era al revés?

Es la tecnología SOR, que proviene de su nombre en inglés Smart Order Router, el envío inteligente de órdenes.

La Casa de Bolsa Finamex dice en su página web que esos algoritmos “son capaces de escuchar, analizar y entender gran cantidad de información y pueden automáticamente responder a eventos del mercado en tiempo real”.

Y eso fue lo que ocurrió la semana cuando EE.UU. publicó un dato que revelaba que se crearía más empleo de lo esperado; los algoritmos detrás de la bolsa de Wall Street estaban preparados para vender cuando se activara ese dato.

Menos emociones, más velocidad

Las ventajas, dicen los analistas, es que se evitan fallos que muchas veces tienen que ver con las emociones humanas, como la esperanza —muchas veces infundada— de que cierto mercado va a remontar, aunque los indicadores señalen lo contrario.

Además, los robots no tienen estados de humor ni son afectados por factores psicológicos.

Las computadoras son impasibles: “No entran en pánico y no entienden de avaricia o miedo”, le dice a la BBC Michael Halls-Moore, especialista en inversiones a través de algoritmos.

inversionista en India.
Image captionLa tendencia es delegar las operaciones bursátiles a modelos informáticos en vez de a personas.

Otro beneficio es la velocidad. Los humanos no podemos competir con la rapidez de las computadoras. En apenas unos segundos, una máquina es capaz de realizar muchas más operaciones.

“Las computadores pueden hacer varias transacciones en unas fracciones de segundo, aprovechando cambios diminutos en precios de mercado e índices para obtener un beneficio”, explica Belton.

Y esa velocidad es vital en la bolsa.

Eso, a su vez, ahorra gastos de personal. Por eso la tendencia es delegar, cada vez en mayor medida, las operaciones bursátiles a modelos informáticos en lugar de a personas.

“Cerca de tres cuartas partes de los intercambios en la Bolsa de Valores de Nueva York y Nasdaq [la segunda bolsa de valores electrónica y automatizada más grande de Estados Unidos] son hechos por algoritmos”, dice Belton.

“Y ese trading hecho por robots está afectando profundamente al mundo de las inversiones, desde fondos de cobertura internacionales hasta individuos que ahorran”.

Además, las máquinas cada vez son más inteligentes, gracias al avance del aprendizaje automático y la inteligencia artificial.

desplome de acciones en Wall StreetDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos algoritmos son mucho más veloces que las personas. Pero no son perfectos.

Sin embargo, estos sistemas también tienen desventajas.

Uno de los grandes problemas es que las máquinas no tienen criterio. Por ejemplo, si programas un error, lo ejecutan. Por eso requieren una revisión constante.

Algunos colapsos históricos de la bolsa —como el famoso flash crashde mayo de 2010— fueron ocasionados por el trading algorítmico.

Fue el segundo mayor desplome de la bolsa de Estados Unidos en un solo día, aunque los mercados recuperaron su valor 36 minutos más tarde.

En 2012, un fallo informático tuvo también repercusiones en la bolsa de Estados Unidos.

“El temor es que los flash crashes se conviertan en algo cada vez más frecuente en un mundo dominado por robots”, apunta Belton.

Mientas tanto, la inteligencia artificial continúa transformando las finanzas y ejecutando trabajos que antes hacían humanos.

“Algunos piensan que todos esos algoritmos de autoaprendizaje convergerán en una visión única y eso llevará al estancamiento del mercado“, explica el periodista.

“Pero otros creen que nunca llegaremos a ese punto y que el mundo es demasiado complejo para los algoritmos”.

hombre mirando gráficoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLos algoritmos operan en cuestión de milisegundos.
BBC

Por BBC Mundo. 

[huge_it_forms id=”3″]

Anuncios

Argentinos mostrarán al mundo su sistema de inteligencia artificial para operar en mercados

La startup argentina Eye Capital, creadora de un algoritmo de inteligencia artificial (IA) que evalúa varios aspectos de los mercados y decide -de forma automática- en qué y cuándo invertir, mostrará al mundo durante una misión fintech a Londres el modelo que nació como parte de un proyecto universitario y que ya logró insertar en el mercado local.

Invitada por la Embajada británica en la Argentina, una delegación de la empresa viajará a mediados de marzo a la Innovate Finance Global Summit 2018, en Londres, para presentar sus productos en esa vitrina del sector de la tecnología financiera internacional.

El algoritmo creado por Eye Capital sirve sobre todo para automatizar tareas del mercado financiero que antes las hacían seres humanos: donde había personas mirando decenas de monitores, hoy hay un proceso informático.
“Cada operador podía ver cinco, seis o siete títulos al mismo tiempo. Hoy nuestro algoritmo monitorea 9.800 títulos en menos de un segundo, y hace cálculos para comprar y vender en tiempo real, algo que un humano no podría”, describió en diálogo con Télam Juan Pablo Braña, CDO de la empresa.

El sistema, apuntado a operadores de bolsa, brokers y fondos de inversión, monitorea tres cosas: indicadores técnicos, indicadores fundamentales (como los balances, para saber si una empresa tuvo ganancias o pérdidas) y los indicadores de noticias, con los que crea un “índice de sentimiento”.

Así, combina un desarrollo de reconocimiento de lenguaje con una red neuronal y aprendizaje automático (todas ramas de la IA) para decidir la compra y venta de títulos, y logra un producto que ya tiene varios clientes. Miembros de Eye Capital colaboran en la capacitación en Trading Algorítmico en IAMC y BYMA.

“Esto arrancó como un proyecto académico en la Universidad Abierta Interamericana, donde junto con la lingüista Alejandra Litterio planteamos algunas hipótesis para una investigación”, recordó Braña.
El trabajo era “sobre un algoritmo de reconocimiento de lenguaje natural que tenía la capacidad de interpretar las noticias financieras que se publicaban en diversos diarios, redes sociales y sitios, para determinar si esa noticias eran positivas o negativas para el mercado, correlacionándolas con los movimientos del mercado. Ante noticias positivas, uno compraba títulos, y ante las negativas, vendía”.
Ese algoritmo “empezó a trabajar bastante bien y plantemos que más allá de lo académico, había que bajarlo a la realidad”, continuó.
Tras recorrer sociedades de bolsa, bancos, el Merval y muchos otros lugares, “hace un año y pico comenzaron a escucharnos. Instalamos la tecnología en algunas sociedades de bolsa argentinas y empezamos a dialogar más con los mercados. Y cuando vimos que esto ya tenía un potencial más grande, decidimos el año pasado crear Eye Capital, ya con inversiones formales”, explicó.
El uso de algoritmos financieros en el país no está tan expandido como por ejemplo en los Estados Unidos, donde según los responsables de la empresa, se calcula que entre el 80 y el 85% de las transacciones las hacen algoritmos, aunque no necesariamente de inteligencia artificial.
“En Argentina fuimos pioneros. Los primeros que conectamos algún tipo de algoritmo al mercado, sin duda fuimos nosotros”, reforzó Alexis Sarghel, CTO de Eye Capital, que sentenció: “Y con inteligencia artificial, definitivamente no existe” otro desarrollo nacional.
Los beneficios que este algoritmo trae a los clientes residen principalmente en la simultaneidad de tareas que realiza y en la ausencia de sesgo subjetivo, describió el profesional.
“En primer lugar, esta herramienta a las sociedades de bolsa les incide en la rentabilidad al poder optimizar procesos. Tareas triviales, como decidir si comprar o vender cuando algo tenga tal valor, se puede hacer con una computadora. Pero también un humano tiene una limitación de finitud, en cambio un algoritmo puede hacer muchas cosas a la vez”, señalo Sarghel.
Y acotó que el sistema “también ve cosas que el humano no ve, o que ve con un sesgo subjetivo. El algoritmo en cambio ve números y no la parte emocional”.
Al ser un modelo de inteligencia artificial, es el propio sistema el que aprende con la práctica en lugar de recibir instrucciones lógicas (del tipo “si tal acción sube más de x, entonces se vende”).
“Lo que tiene la inteligencia artificial es que uno no le da un parámetro humano sino que la máquina aprende cuáles son los parámetros ideales”, señaló Braña.
“El proceso es bastante complejo. Antes de invertir dinero real se lo pone en una fase alpha, en simulación, donde los inversores van viendo si realmente se está cumpliendo lo que querían lograr. Y cuando los convence de que está andando bien, recién se invierte dinero real”, completó Sarghel.
En este sentido, continuó, “estuvimos entrenando al algoritmo con dinero real desde mayo del año pasado hasta diciembre, y dio una rentabilidad de 24 por ciento en dólares, aproximadamente”.

[huge_it_forms id=”2″]

El trading algorítmico y el envío de órdenes inteligentes

El objetivo sin un plan es sólo un deseo”

Una buena planificación de tu estrategia de inversión es fundamental si deseas tener beneficios. El mercado es volátil y está en continuo cambio, durante una espiral de subidas y bajadas desconcertantes. Ser constante en tu estrategia te garantizará poder tener una rentabilidad final.

El trading automatizado o trading algorítmico

Existen dos métodos para el análisis y procesamiento de la información del mercado, el análisis fundamental y análisis técnico. Una vez nos hayamos decantando por uno de estos procedimientos, debemos decidir cómo vamos a ejecutar las órdenes de entrada y salida, en base a las conclusiones obtenidas de nuestro análisis.

Existen dos sistemas de trading, llamaríamos trading discrecional al ejecutado manualmente por el Trader, y trading automático al ejecutado automáticamente mediante scripts. Un script es una herramienta de programación en la que subyace un algoritmo o “regla” que determina la decisión de entrar y cuándo hacerlo, según la cantidad y el precio del mercado.

El trading automático está cada vez más extendido en el mercado financiero como un método para eliminar los factores emocionales del inversor a la hora de operar. Para aquellos que no tengan conocimientos sobre programación, para decidir cómo invertir en acciones se recomienda la contratación de un bróker con experiencia para así evitar la presión psicológica.

Aparte de los factores emocionales, el trading algorítmico te permite operar sin límites de operaciones ni horarios. Instalando el software en un VPS, puedes estar operando sin la necesidad de tener tu ordenador siempre conectado.

 

foto

Fuente: Pixabay.com

El envío de órdenes inteligentes (SOR)

La tecnología SOR, nombre en inglés Smart Order Router, es una evolución del trading algorítmico en el que se determina dónde invertir para obtener la máxima rentabilidad posible.

Para aumentar la equidad y competitividad en los mercados europeos, el MIFID introdujo la SOR en 2007. Cuando existe la posibilidad de entrar en más de una posición, independientemente de la zona geográfica, SOR decide dónde hacerlo con el objetivo de obtener la máxima rentabilidad posible. Esta tecnología proporciona al inversor una diversificación en su cartera, ya que podría invertir en valores con una exposición al riesgo totalmente diferente.

Existen tres niveles en la estructura de ejecución:

  • Objetivos de inversión. El inversor, en base a su cartera, decide qué comprar o vender y cuánta cantidad está buscando o está dispuesto a invertir para obtener una cierta rentabilidad final.
  • Macro nivel. El Trader utiliza algoritmos para fragmentar los objetivos de inversión finales en pequeños trozos más manejables que cumplirían los objetivos del inversor. Estos fragmentos pasan a un micro nivel donde se ejecutan.
  • Micro nivel. Es aquí donde SOR entra en acción, realizando un barrido por todos los mercados disponibles, analizando la liquidez disponible y las opciones de inversión que encajan con los objetivos, terminando por seleccionar la máxima rentabilidad posible.

Estos dos conceptos expuestos tienen más profundidad técnica de la que se ha mostrado aquí, pero ésta es una forma sencilla y fácil de comprenderlos.

En definitiva, para tener una visión generalizada, la tecnología Smart Order Router se encarga de encontrar la mejor opción de inversión de una forma predecible y óptima. En cambio, la función del trading algorítmico es la realización de muchas operaciones a lo largo del tiempo para obtener una mayor rentabilidad.